De Cádiz al Camino por la Vía Augusta

Peregrina realizando el Camino de Santiago

Por Manuel Barea Patrón, Secretario de Cádiz Ilustrada |  DIARIO DE CÁDIZ, 11.11.2014

Los días 16, 17 y 18 de octubre pasados se celebró en Burgos el X Congreso Internacional de Asociaciones Jacobeas, bajo el lema El Camino de Santiago. Un Camino en Evolución. Con más de mil años de historia, es una ruta que se ha ido enriqueciendo en multitud de aspectos. Los temas centrales de las ponencias fueron: Evolución de la hospitalidad en el Camino, Evolución de la iconografía del Apóstol, y Evolución y continuidad histórica del Camino.

Como miembro y socio de la Asociación Gaditana Jacobea Vía Augusta de Cádiz -la cual acaba de cumplir cinco años de antigüedad-, consideré de importancia dar a conocer, en ese foro internacional, la existencia de una vía jacobea que enlaza la Bahía y provincia de Cádiz con Sevilla para continuar a través de la Vía de la Plata hacia Santiago de Compostela: la Vía Augusta. Esta iniciativa ha quedado plasmada en una comunicación que ha llevado por título De Cádiz al Camino por la Vía Augusta, aceptada por el comité científico y divulgada en las sesiones celebradas, así como en las actas del Congreso.

La importancia del peregrinaje jacobeo contemporáneo queda avalada tanto por el incremento en las cifras oficiales anuales de peregrinos a Santiago de Compostela, como por las rutas alternativas al Camino Francés. Es el caso del Camino Mozárabe (desde la Andalucía Oriental hasta Mérida a través de Sierra Morena), motivo de dos congresos internacionales celebrados en Baena y Mérida.

Un análisis de esta revitalización pone de manifiesto varios aspectos. En primer lugar, la gran importancia dada actualmente a “hacer el Camino desde nuestra propia casa”; es decir, no tener que trasladarse los peregrinos a los tradicionales puntos ya conocidos (Saint-Jean-Pied de-Port, Roncesvalles, Astorga, O Cebreiro, Sarria, en el Francés; Oviedo, en el Primitivo, etc.). Por otra parte, la fecunda asociación entre peregrinaje, desarrollo local, religión y turismo es algo de lo que están siendo conscientes las dos administraciones y los grupos de desarrollo local, como factores de dinamización de las poblaciones por las que discurren los diversos Caminos, tomando como ejemplo lo acaecido a lo largo de los siglos en el Francés, y especialmente desde su intensificación a partir del Xacobeo 93. Finalmente, y no menos importante, el auge que está tomando, desde un punto de vista antropológico, la experiencia del caminar, especialmente, en solitario y en sintonía con el concepto de ‘turismo lento’ (slow travel), como reflexión personal en la búsqueda de respuestas, no solo religiosas, sino también filosóficas y ontológicas a la existencia del hombre en este mundo.

Peregrina realizando el Camino de Santiago

Peregrina realizando el Camino de Santiago. Fotografía de José Antonio Gil Martínez.

La comunicación pretende dar a conocer el Camino más meridional de nuestra península, el que se conoce como Vía Augusta, que toma el nombre de la vía romana que unía Gades con Roma, y enlaza con la Vía de la Plata en Sevilla, así como la labor desarrollada por las dos asociaciones de la provincia de Cádiz que trabajan en pro de su difusión, la ya citada de Cádiz, a la que pertenezco, así como la de Amigos del Camino, que radica en El Puerto de Santa María.

En la misma se exponen los antecedentes de dicha Vía con referencia a los Vasos Apolinares o de Vicarello, un legado único, en los cuales quedaron grabadas las etapas o mansio entre Gades y Roma que jalonaban la Vía Augusta.

Este Camino hace años que también está teniendo una notable revalorización desde el punto de vista jacobeo, como lo muestra el creciente número de peregrinos que acuden a la capital gaditana en demanda de información, y son atendidos por la Asociación Gaditana Jacobea Vía Augusta de la propia ciudad de Cádiz (más de 800 personas han obtenido su credencial en dicha entidad desde su fundación), la cual mantiene contactos con las administraciones locales de las poblaciones por las que discurre el Camino, en las provincias de Cádiz y Sevilla.

Asimismo, contribuye también al auge tanto de la Vía de la Plata como de la Vía Augusta la saturación, especialmente en ciertas fechas, que están sufriendo otras vías jacobeas, fruto de la difusión mundial que están recibiendo. Y también, el hecho de que en períodos invernales su climatología sea bastante benigna.

Actualmente este Camino está señalizado en su totalidad con las clásicas flechas amarillas. En algunos puntos urbanos se han colocado señales en postes de madera, pegatinas e incluso azulejos.

Por ejemplo, en la ciudad de Cádiz se ha conseguido, tras diversas gestiones llevadas a cabo por la Asociación Gaditana Jacobea Vía Augusta, instalar un azulejo con la leyenda Camino de Santiago-Vía Augusta en la fachada de la Iglesia de Santiago de dicha ciudad, en la céntrica plaza de la Catedral (el kilómetro cero), con las pertinentes autorizaciones tanto del Obispado de Cádiz-Ceuta, como de la Delegación de Patrimonio de la Junta de Andalucía. Asimismo, se está en conversaciones con varios ayuntamientos para que coloquen el mismo tipo de azulejo en los recorridos urbanos, tanto para dignificar la señalética como para dar carácter de homogeneidad al recorrido. La misma gestión se está llevando a cabo con los ayuntamientos de las localidades comprendidas entre la Bahía de Algeciras y Puerto Real (Camino del Estrecho) y con los de las poblaciones por las que pasa el que une La Línea de la Concepción-Ronda-Utrera.

El objetivo de la comunicación ha sido reflexionar sobre el concepto de Camino como itinerario cultural, un ‘patrimonio intangible’ de enorme valor. Los Caminos son lugares ‘dormidos’ recuperados de la historia para el presente, cargados de simbolismo. El Camino Francés, tomado como ejemplo, no surgió de una planificación, sino que fue creciendo con el discurrir de los años y de los caminantes, despertando la sensibilización de los poderes políticos y eclesiásticos de la época (monasterios, hospitales, puentes, templos, órdenes religiosas…). Es decir, eran ‘construcciones culturales del espacio’, que se fueron haciendo a sí mismos: caminantes, monarcas, poetas, juglares, constructores, canteros, escultores, artistas, órdenes religiosas, estilos arquitectónicos…

En cuanto a los posibles antecedentes histórico-legendarios del Apóstol con la provincia de Cádiz, se han aducido los siguientes: 1) la posible presencia del Apóstol en la Bética y en Hispania; 2) la figura de San Hiscio, uno de los siete Varones Apostólicos y primer Obispo de la diócesis de Carteia; 3) la reconquista de Cádiz por Alfonso X el Sabio y el fecho de allende do mar (cruzada norteafricana); 4) el patronazgo de la ciudad de Medina-Sidonia (Cádiz) por el Apóstol; 5) la Orden de Santa María de El Puerto y su vinculación histórica con la Orden de Santiago; 6) testamentos otorgados en El Puerto de Santa María relacionados con peregrinaciones a Santiago; 7) ajuares y conchas jacobeas de azabache encontrados en la Ermita de Santa Clara (El Puerto de Santa María -Cádiz); y 8) azulejos con temas jacobeos de las iglesias de Santa María y San Juan de Dios (Cádiz).

Como coda, entiendo y así ha quedado expuesto en la comunicación, que existen suficientes razones de todo tipo como para considerar el camino jacobeo Vía Augusta una ruta más a Santiago de Compostela, la cual enlaza ciudades con un rico legado histórico, cultural y patrimonial, como son Cádiz, Sevilla, Mérida, Cáceres, Salamanca, Zamora, Astorga con el Camino Francés; o bien con el Sanabrés a través de Orense, hasta la ciudad del Apóstol. Su difusión está asegurada a través de distintas guías existentes en otros tantos portales de internet. Pero sobre todo con el incremento anual de la afluencia de caminantes que deciden comenzar su peregrinaje jacobeo en nuestra ciudad. Y esto es un añadido cultural para nuestra ciudad y provincia, con cuya difusión están comprometidas las dos asociaciones citadas.

Sería deseable que su labor fuese secundada y apoyada por las administraciones competentes (municipales, provinciales), tal como sucede con otras rutas jacobeas no sólo nacionales, sino del resto de Europa.

La Pastora necesita abrirse

En Cádiz tenemos la suerte de contar con una increíble producción artística sobretodo en el patrimonio religioso, en calidad y en cantidad. Ésto supone un fantástico espejo en el que podemos mirarnos los gaditanos para profundizar en nuestra Historia, en nuestra cultura, como también es un recurso de interés para el turismo cultural. Pero para que ésto sea, es necesario su mantenimiento, con estudiadas medidas para su conservación y restauración, siguiendo un orden coherente. En otras palabras, un Plan Director diseñado y ejecutado por profesionales del patrimonio.

La inyección, a veces millonaria, que necesita el patrimonio cultural puede hacernos caer en el desánimo, por eso es muy importante que la ciudadanía se identifique con el patrimonio para, primeramente, valorarlo y después dinamizarlo. Para ello, creo que debe existir una interactuación entre el bien cultural que queremos proteger y la población local fundamentalmente. Por eso cuando se cierra un templo es muy probable que caiga en el olvido y entonces sólo cabría esperar el derrumbe o su enajenación con los que pierde su uso y con él sus valores.

En estos momentos tenemos un caso preocupante como es la Iglesia de la Divina Pastora de la calle Sagasta, el primer templo del mundo dedicado a esta advocación mariana, uno de los focos fundamentales del patrimonio religioso en el Barrio de la Viña junto a la Iglesia de San Lorenzo, y uno de los mejores ejemplos del arte rococó en Cádiz. Aunque esta Iglesia de la Divina Pastora no presenta daños estructurales, es muy delicado el estado de la instalación eléctrica, motivo por el que está cerrada al público desde el pasado 29 de junio.

Esta capilla fue levantada en 1736 por la Archicofradía de la Divina Pastora, fundada por el capuchino Fray Isidoro de Sevilla. La actual construcción es el resultado de varias reformas entre 1754 y 1755, en las que se reformó la cúpula y se añadieron las capillas laterales. En 1762 se terminan las obras con la portada.

El retablo mayor, al igual que los laterales, es realizado por Julián Jiménez a partir de 1753, presidido por una talle de la Divina Pastora de las Almas atribuida a José de Montes de Oca, fechable hacia 1730. Las imágenes son obras del escultor sevillano Benito de Hita y Castillo que deja en esta capilla uno de los conjuntos más destacados de su producción.

Así que esperamos que pronto se abra esta capilla para que siga manteniendo el uso para el que fue concebida y los gaditanos disfruten de este enclave fundamental para su cultura y valoren su patrimonio. Ésta es la única forma de que no caiga en el olvido pues ya tenemos dolorosos ejemplos como la Iglesia de San Agustín de Medina Sidonia recientemente o el desaparecido convento de los Capuchinos de Cádiz.

Elena González Pérez,

Lcda. en Historia del Arte y Máster en Arquitectura y Patrimonio Histórico.

El patrimonio cultural en Cádiz: presente y futuro

CÁDIZ, 4.07.2014. En la mañana de hoy viernes ha concluido el curso de verano organizado por la profesora Marieta Cantos y el catedrático en Historia Contemporánea, Alberto Ramos, en torno al tema “El Patrimonio Cultural: una oportunidad para el desarrollo” con la mesa redonda sobre EL PATRIMONIO CULTURAL DE CÁDIZ: PRESENTE Y FUTURO. En ella han participado José María Gener Basallote (arqueólogo municipal), Rita Benítez Mota (arqueóloga), Moisés Camacho Ortega (representante de ADIP, Asociación para la Difusión e Investigación del Patrimonio cultural de la provincia de Cádiz) y Elena González Pérez (presidente de Cádiz Ilustrada y gestora del patrimonio cultural).

La intervención de Elena González en representación de Cádiz Ilustrada hizo hincapié  en la necesidad urgente de fomentar la concienciación ciudadana poniendo ejemplos como el estado que mostraba la fachada barroca de la Catedral Nueva el Domingo de Carnaval de 2012, que si bien el Ayuntamiento debió poner medidas de seguridad, el problema de fondo es la falta de respeto y sensibilidad por nuestro patrimonio. Asimismo la portada de la Iglesia de San Juan de Dios, obra de Torcuato Benjumeda (s. XVIII) sirve de portería de fútbol a los niños que juegan a la pelota por las tardes deteriorando gravemente el estado de la misma. En esta misma línea la asociación echa en falta sensibilidad ciudadana cuando  ha tenido que notificar pérdidas de bienes muebles durante obras de rehabilitación en casas gaditanas, la más lamentable de todas fue la desaparición de yeserías isabelinas en la casa puerta de la calle Cervantes 16 que enmarcaban tondos con rostros femeninos y hacían juego con otras yeserías que aún se conservan en el patio de la finca, han sido arrancadas. En esta misma casa también desapareció el antiguo zócalo de mármol sustituido por un alicatado de azulejos modernos. Las yeserías mencionadas, están citadas y fotografiadas en la ficha que existe de la finca en el último catálogo del PGOU.

Durante la mesa redonda también pudieron escucharse críticas a la gestión del patrimonio (y ausencia de ella) de las administraciones públicas en relación a la intervención en el Castillo de San Sebastián y la problemática que conlleva intervenir en la “restauración” de un edificio desconociendo los usos que tendrá posteriormente, y críticas sobre el estancamiento de la restauración del Teatro Romano y la Posada del Mesón, un patrimonio fundamental para la ciudad y que además es un gran recurso turístico. En cuanto a difusión, se echa en falta que los museos municipales no dispongan de página web, blog ni perfil en redes sociales, herramientas con las cuales puede comunicarse con sus visitantes y difundir sus colecciones.

En cuanto a la visión del futuro, según la opinión de Elena González, dependerá de los problemas que solucionemos en el presente y las iniciativas que empecemos a poner en práctica. A día de hoy la ciudad mantiene una deuda muy grande con su Historia y adolece de un espacio para el estudio y revalorización del patrimonio cultural generado por la actividad mercantil desarrollada durante la Edad Moderna que va desde el patrimonio material como las casa de comerciantes y las obras de arte heredadas de su mecenazgo (capillas, casas de beneficencia, etc.) hasta el patrimonio inmaterial como el Carnaval traído por los venecianos y genoveses, además del patrimonio literario de Frasquita Larrea, Fernán Caballero o Gertrudis Hore que eran familia de comerciantes extranjeros afincados en la ciudad, por citar algunos ejemplos. Dentro del patrimonio cultural generado por el comercio nos encontramos con el patrimonio defensivo, sufragado en parte gracias a los impuestos de vinos, vinagres y aguardientes con los que se comercializaba. Todo este patrimonio debe estudiarse y gestionarse teniendo en cuenta que debe contextualizarse en un sistema de Bahía.

La visión de José María Gener  se centró en la necesidad de establecer un modelo de gestión del patrimonio cultural sostenible y fomentar la educación. Y aunque el panorama que presenta el patrimonio gaditano es algo gris, provocado sobretodo por la crisis económica que atravesamos, el interés del gaditano por conocer su Historia, en palabras del arqueólogo, es cada vez mayor.

Rita Benítez por su parte, apostaba por el rigor en el discurso que deben dar los guías de las rutas y los espacios culturales. Echa en falta una educación cultural y como profesional de la cultural ve que con el boom de políticas culturales, abundan los museos y centros de interpretación carentes de contenido.

Moisés Camacho, en representación de la nueva asociación ADIP enumeró una lista de patrimonios con protección de BIC que es la máxima figura jurídica de protección y que, según su colectivo, se encuentran en estado de abandono como las murallas de Cádiz, el edificio de Valcárcel o la Casa del Almirante. Igualmente denunciaba la falta de difusión in situ del patrimonio cultural gaditano.

Publicamos la reseña de esta mesa redonda para que tenga la mayor difusión posible. Gracias por compartirla.

El patrimonio defensivo caído en desgracia

Por José María Esteban, arquitecto.

“Quien haya ido a mis pedagógicas conferencias, recordará, como he combatido hasta la saciedad, desde hace muchos, muchos años la eliminación de los bloques de hormigón en escolleras del Campo del Sur y Santa María del Mar. No solo lo defiendo como una agresión contra el mejor paisaje externo gaditano en limpio zócalo firmemente dibujado y mantenido. Lo defiendo ante la lamentable e inexorable claudicación de las administraciones locales y los ciudadanos, en relación al debido respeto y obligaciones exigibles a las Administraciones del Estado, responsables de sus cuidados y mantenimientos. Cuando las murallas se caían por los inevitable envites de las tormentas y las grandes mareas sobre las murallas, – hay relatos y fotos fidedignas y magnificas- , siempre, siempre desde que se construyeron, se procedía en verano a sus reparaciones. Se han restaurado por los Ministerios correspondientes continuadamente: las roturas de sillares, el vaciado del relleno y los hundimientos correspondientes en las murallas y paseos. La autoridad militar mandaba… Démonos cuenta que los primeros bloques son de los años sesenta, y las murallas tiene muchísimos años más. ¿Qué ha pasado, para que se pongan escolleras de bloques de hormigón, en vez de repararlas como siempre se ha hecho desde tiempos inmemoriales? Pues que con la “civilidad” de la ciudad y la perdida de presencia vinculada a la defensa, no se ha tenido verdadero sentido en la defensa de ese patrimonio, ya nuestro urbanamente hablando, de esta ciudad. Se ha confundido obediencia a lo superior, con sentido de desarraigo de lo nuestro. Creíamos que lo militar no era del todo defendible en la muralla, cuando lo es por naturaleza histórica de la plaza y por la belleza de su construcciones, que debemos defender con las mismas ansias que lo hacemos con las Puertas de Tierra, -aunque siempre se encuentren por restaurar- véanse también, los magníficos edificios Universitarios. Aunque si estos ejemplos se cayeran… otro gallo cantaría ¿verdad? Parece como si las murallas no se vieran. Como si por fuera no fueran nuestras. Como si la línea perteneciera al mar siendo nuestra. Va ocurriendo cada vez más con otras muchas cosas, esta ciudad tiene un grado de “pasoteo”. .. que me recuerda algunos símiles futbolísticos. Ya todo da igual cuando se pierde… Por favor no dejemos que nos borren y afeen esta magnífica línea-pared limítrofe que nos ha defendido del mar. Que cuesta mucho dinero, claro que si, como cuesta todo, incluso las instituciones políticas, tan cargadas de gastos. Hay que acometer estas obras, y eso , debe liderarlo quien representa a la ciudad, y no dejarse hacer lo mínimo con lo mínimo. Como se viene sucediendo desde que echamos a los gabachos de los caños del Real Carenero y del Puente Suazo. Si nadie nos defiende de esto contra lo misérrimo, como es impedir que se restauren debidamente las murallas, con los feísimos bloques, que de nuevo echan a nuestros pies acuáticos alrededor en la Alameda, – como otros defienden a capa y espada regenerar otras norteñas playas, puentes o murallas, que comparadas con las nuestras dan envidia en España, de punta en blanco siempre. Si eso no se defiende con los mismos dineros comunes, apaga y vámonos… pero del todo, porque el mar se parará algo, pero la ruina seguirá.
Salud. JOSE MARIA ESTEBAN GONZÁLEZ, Arquitecto.”

Los 8.515’50 € de la Noche Blanca permiten iniciar las obras previas de Santa María

Los beneficios de la Noche Blanca servirán para los trabajos previos de la primera fase de rehabilitación del Monasterio de Santa María

8/10/2013. CÁDIZ. El dinero recaudado en la Noche Blanca en los barrios de Santa María y el Pópulo celebrada el pasado 10 de agosto se destinará a financiar los primeros trabajos de cara al inicio de la primera fase de rehabilitación del Monasterio de Santa María. Gracias a la aportación de unos 2.000 ciudadanos, la asociación para la defensa y difusión del patrimonio Cádiz Ilustrada consiguió recaudar 8.515,50 euros. Dicho importe, tal y como ya se anunció en la convocatoria del evento inédito en la ciudad que abrió diversos patrimonios de Santa María y el Pópulo, se destinará a la restauración del monasterio más antiguo de la ciudad.

Así, concretamente la aportación irá destinada a los trabajos de nivelación del suelo que se van a realizar en una zona del Monasterio de Santa María conocida como Casa del Capellán. Dicha zona constituye la primera fase de rehabilitación del cenobio y sus obras correrán a cuenta de la comunidad de monjas concepcionistas, gracias a la subvención del Ayuntamiento de Cádiz. En lo que se refiere a la aportación de Cádiz Ilustrada, el dinero se invertirá en estos trabajos previos necesarios para la rehabilitación. Además, contarán con el asesoramiento de un arqueólogo, ante la posibilidad de que puedan aparecer restos arqueológicos. Cádiz Ilustrada destina el dinero en esta aportación por expreso deseo de la comunidad de concepcionistas y después de que se desestimara una primera propuesta de puesta en valor de la iglesia de Santa María. Esta primera propuesta de revalorización de la iglesia venía motivada por no intervenir en una zona (la Casa del Capellán) que ya cuenta con la financiación económica del Ayuntamiento.

Cádiz Ilustrada quiere hacer llegar su agradecimiento a las parroquias de Santa Cruz y la Merced, a la Orden Dominica, las cofradías de la Santa Caridad, Santo Entierro, Nazareno, Perdón, Cigarreras y Sagrada Cena. Su colaboración material y humana fue primordial en los preparativos. Igualmente, el Ayuntamiento de Cádiz, 20TV, Café Royalty y la hostelería de ambos barrios hicieron posible la cita gracias a su apoyo a la actividad. Además de todo ello, la contribución de más de 100 voluntarios hizo posible que la noche transcurriera con éxito, motivo por el cual la junta de Cádiz Ilustrada muestra su total agradecimiento para todos ellos.

NOTA: Dado que los trabajos recaen en la dirección técnica de los arquitectos de la Asociación de Amigos de Santa María, para más información sobre los detalles de la intervención remitimos a la citada entidad.