Actos de conmemoración del primer centenario del hundimiento del vapor- correo español “Carlos de Eizaguirre” en Ciudad del Cabo, Sudáfrica

La Embajada de España en Sudáfrica y el Consulado General de España en Ciudad del Cabo han previsto una serie de actos para conmemorar el trágico hundimiento del vapor-correo “Carlos de Eizaguirre”, propiedad de la Compañía Transatlántica, que en el año 1917 y bajo bandera española, cubría la ruta regular de pasajeros entre Barcelona y Manila con escala en Cádiz.
En la madrugada del 26 de mayo, el “Carlos de Eizaguirre”, al mando del Capitán Luzárraga, colisionó con una de las minas navales a la deriva sembradas por el navío alemán “Wolf” en las inmediaciones del puerto de Ciudad del Cabo como parte de las acciones de bloqueo de puertos llevadas a cabo por la marina de guerra alemana durante la Primera Guerra Mundial. Según las informaciones de la época, hasta 134 nacionales españoles entre pasaje y tripulación perdieron la vida en este naufragio.
Otros cuatro barcos, todos bajo bandera británica, aunque con un balance de víctimas netamente inferior, resultaron igualmente hundidos durante aquellos meses en idénticas circunstancias, siendo el desastre del “Carlos de Eizaguirre” uno de los episodios de la  primera Guerra Mundial que se cobró un mayor número de víctimas españolas aun siendo España país neutral durante la contienda.
Veinte miembros de la tripulación, dos pasajeros, así como el Segundo Oficial y su Agregado y un ayudante de máquinas fue el escaso número de supervivientes que alcanzaron en un único bote el puerto de Ciudad del Cabo. Existe una fosa común en el Cementerio Central de Ciudad del Cabo donde reposan los restos de los únicos 7 fallecidos cuyos cadáveres pudieron ser recuperados. La profusión de tiburones y las fuertes corrientes de la zona contribuyeron sin duda a este corto balance. Un octavo cuerpo reposa en un cementerio de una localidad cercana a Ciudad del Cabo a donde fue
arrastrado por las corrientes.
El propio Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, entonces Ministerio de Estado, sufrió en el naufragio la desaparición de D. Carlos Gordon Sánchez-Romate, jerezano nacido en 1885, quien realizaba a bordo del “Carlos de Eizaguirre” su viaje de incorporación como Cónsul a Port Said, tras haber ocupado los puestos de Vicecónsul en Buenos Aires y de Cónsul en Arcila.
El día 26 de mayo de 2017, coincidiendo con el centenario del trágico suceso y con el fin honrar la memoria de los fallecidos, la Embajada de España en Sudáfrica y el Consulado General de España en Ciudad del Cabo, en colaboración con la Marina de Guerra sudafricana, han previsto la celebración de un homenaje funerario de acuerdo al ceremonial marítimo por los 134 españoles fallecidos en el propio lugar del hundimiento, localizado en aguas del Océano Atlántico entre Dassen Island y Robben Island (33º 46’ S, 17º 59’ E).
La recuperación de la fosa común en el Cementerio Central de Ciudad del Cabo, donde yacen los restos de los únicos 7 cuerpos recuperados, permitirá igualmente la celebración de un homenaje funerario y una ofrenda floral el mismo día.
Del mismo modo, se procederá a la inauguración de una placa conmemorativa del suceso y de agradecimiento a Ciudad del Cabo por la asistencia prestada a los 25 supervivientes en el lugar de llegada del bote en el hoy puerto y Waterfront de Ciudad del Cabo, referente turístico por excelencia de la ciudad. En las distintas ceremonias se cuenta con la presencia de diversas autoridades civiles y militares de Sudáfrica y de Ciudad del Cabo, así como con la presencia de representantes del Cuerpo Diplomático y Consular acreditado en Sudáfrica.
Para la organización de estos actos, la Embajada de España ha contado con la inestimable colaboración del escritor gaditano, Julio Molina Font, autor del libro “Cádiz y el Vapor-Correo de Filipinas Carlos de Eizaguirre. (1904 – 1917). Historia de un naufragio”, donde se ofrece un relato completo de la historia del barco y de las circunstancias de su hundimiento y del profesor Bruno Werz, especialista sudafricano en patrimonio subacuático.
Los actos cuentan además con la presencia confirmada de diversos descendientes de tripulación y pasaje del “Carlos de Eizaguirre”. La Embajada de España se pone a disposición de cualesquiera otros descendientes de familiares de fallecidos o supervivientes que deseen sumarse a los actos de conmemoración, pudiendo entrar en contacto con esta Misión a través de la dirección de correo electrónico emb.pretoria@maec.es.

El patrimonio cultural en Cádiz: presente y futuro

CÁDIZ, 4.07.2014. En la mañana de hoy viernes ha concluido el curso de verano organizado por la profesora Marieta Cantos y el catedrático en Historia Contemporánea, Alberto Ramos, en torno al tema “El Patrimonio Cultural: una oportunidad para el desarrollo” con la mesa redonda sobre EL PATRIMONIO CULTURAL DE CÁDIZ: PRESENTE Y FUTURO. En ella han participado José María Gener Basallote (arqueólogo municipal), Rita Benítez Mota (arqueóloga), Moisés Camacho Ortega (representante de ADIP, Asociación para la Difusión e Investigación del Patrimonio cultural de la provincia de Cádiz) y Elena González Pérez (presidente de Cádiz Ilustrada y gestora del patrimonio cultural).

La intervención de Elena González en representación de Cádiz Ilustrada hizo hincapié  en la necesidad urgente de fomentar la concienciación ciudadana poniendo ejemplos como el estado que mostraba la fachada barroca de la Catedral Nueva el Domingo de Carnaval de 2012, que si bien el Ayuntamiento debió poner medidas de seguridad, el problema de fondo es la falta de respeto y sensibilidad por nuestro patrimonio. Asimismo la portada de la Iglesia de San Juan de Dios, obra de Torcuato Benjumeda (s. XVIII) sirve de portería de fútbol a los niños que juegan a la pelota por las tardes deteriorando gravemente el estado de la misma. En esta misma línea la asociación echa en falta sensibilidad ciudadana cuando  ha tenido que notificar pérdidas de bienes muebles durante obras de rehabilitación en casas gaditanas, la más lamentable de todas fue la desaparición de yeserías isabelinas en la casa puerta de la calle Cervantes 16 que enmarcaban tondos con rostros femeninos y hacían juego con otras yeserías que aún se conservan en el patio de la finca, han sido arrancadas. En esta misma casa también desapareció el antiguo zócalo de mármol sustituido por un alicatado de azulejos modernos. Las yeserías mencionadas, están citadas y fotografiadas en la ficha que existe de la finca en el último catálogo del PGOU.

Durante la mesa redonda también pudieron escucharse críticas a la gestión del patrimonio (y ausencia de ella) de las administraciones públicas en relación a la intervención en el Castillo de San Sebastián y la problemática que conlleva intervenir en la “restauración” de un edificio desconociendo los usos que tendrá posteriormente, y críticas sobre el estancamiento de la restauración del Teatro Romano y la Posada del Mesón, un patrimonio fundamental para la ciudad y que además es un gran recurso turístico. En cuanto a difusión, se echa en falta que los museos municipales no dispongan de página web, blog ni perfil en redes sociales, herramientas con las cuales puede comunicarse con sus visitantes y difundir sus colecciones.

En cuanto a la visión del futuro, según la opinión de Elena González, dependerá de los problemas que solucionemos en el presente y las iniciativas que empecemos a poner en práctica. A día de hoy la ciudad mantiene una deuda muy grande con su Historia y adolece de un espacio para el estudio y revalorización del patrimonio cultural generado por la actividad mercantil desarrollada durante la Edad Moderna que va desde el patrimonio material como las casa de comerciantes y las obras de arte heredadas de su mecenazgo (capillas, casas de beneficencia, etc.) hasta el patrimonio inmaterial como el Carnaval traído por los venecianos y genoveses, además del patrimonio literario de Frasquita Larrea, Fernán Caballero o Gertrudis Hore que eran familia de comerciantes extranjeros afincados en la ciudad, por citar algunos ejemplos. Dentro del patrimonio cultural generado por el comercio nos encontramos con el patrimonio defensivo, sufragado en parte gracias a los impuestos de vinos, vinagres y aguardientes con los que se comercializaba. Todo este patrimonio debe estudiarse y gestionarse teniendo en cuenta que debe contextualizarse en un sistema de Bahía.

La visión de José María Gener  se centró en la necesidad de establecer un modelo de gestión del patrimonio cultural sostenible y fomentar la educación. Y aunque el panorama que presenta el patrimonio gaditano es algo gris, provocado sobretodo por la crisis económica que atravesamos, el interés del gaditano por conocer su Historia, en palabras del arqueólogo, es cada vez mayor.

Rita Benítez por su parte, apostaba por el rigor en el discurso que deben dar los guías de las rutas y los espacios culturales. Echa en falta una educación cultural y como profesional de la cultural ve que con el boom de políticas culturales, abundan los museos y centros de interpretación carentes de contenido.

Moisés Camacho, en representación de la nueva asociación ADIP enumeró una lista de patrimonios con protección de BIC que es la máxima figura jurídica de protección y que, según su colectivo, se encuentran en estado de abandono como las murallas de Cádiz, el edificio de Valcárcel o la Casa del Almirante. Igualmente denunciaba la falta de difusión in situ del patrimonio cultural gaditano.

Publicamos la reseña de esta mesa redonda para que tenga la mayor difusión posible. Gracias por compartirla.

Los 8.515’50 € de la Noche Blanca permiten iniciar las obras previas de Santa María

Los beneficios de la Noche Blanca servirán para los trabajos previos de la primera fase de rehabilitación del Monasterio de Santa María

8/10/2013. CÁDIZ. El dinero recaudado en la Noche Blanca en los barrios de Santa María y el Pópulo celebrada el pasado 10 de agosto se destinará a financiar los primeros trabajos de cara al inicio de la primera fase de rehabilitación del Monasterio de Santa María. Gracias a la aportación de unos 2.000 ciudadanos, la asociación para la defensa y difusión del patrimonio Cádiz Ilustrada consiguió recaudar 8.515,50 euros. Dicho importe, tal y como ya se anunció en la convocatoria del evento inédito en la ciudad que abrió diversos patrimonios de Santa María y el Pópulo, se destinará a la restauración del monasterio más antiguo de la ciudad.

Así, concretamente la aportación irá destinada a los trabajos de nivelación del suelo que se van a realizar en una zona del Monasterio de Santa María conocida como Casa del Capellán. Dicha zona constituye la primera fase de rehabilitación del cenobio y sus obras correrán a cuenta de la comunidad de monjas concepcionistas, gracias a la subvención del Ayuntamiento de Cádiz. En lo que se refiere a la aportación de Cádiz Ilustrada, el dinero se invertirá en estos trabajos previos necesarios para la rehabilitación. Además, contarán con el asesoramiento de un arqueólogo, ante la posibilidad de que puedan aparecer restos arqueológicos. Cádiz Ilustrada destina el dinero en esta aportación por expreso deseo de la comunidad de concepcionistas y después de que se desestimara una primera propuesta de puesta en valor de la iglesia de Santa María. Esta primera propuesta de revalorización de la iglesia venía motivada por no intervenir en una zona (la Casa del Capellán) que ya cuenta con la financiación económica del Ayuntamiento.

Cádiz Ilustrada quiere hacer llegar su agradecimiento a las parroquias de Santa Cruz y la Merced, a la Orden Dominica, las cofradías de la Santa Caridad, Santo Entierro, Nazareno, Perdón, Cigarreras y Sagrada Cena. Su colaboración material y humana fue primordial en los preparativos. Igualmente, el Ayuntamiento de Cádiz, 20TV, Café Royalty y la hostelería de ambos barrios hicieron posible la cita gracias a su apoyo a la actividad. Además de todo ello, la contribución de más de 100 voluntarios hizo posible que la noche transcurriera con éxito, motivo por el cual la junta de Cádiz Ilustrada muestra su total agradecimiento para todos ellos.

NOTA: Dado que los trabajos recaen en la dirección técnica de los arquitectos de la Asociación de Amigos de Santa María, para más información sobre los detalles de la intervención remitimos a la citada entidad.

Más de 2.000 personas se suman a la Noche Blanca de Cádiz Ilustrada

Visitas guiadas en Santa María, durante la Noche Blanca. Fotografía: Víctor López/ La Voz de Cádiz

Visitas guiadas en Santa María, durante la Noche Blanca. Fotografía: Víctor López/ La Voz de Cádiz

Más de 2.000 personas se sumaron a la Noche Blanca del Pópulo y Santa María organizada por la asociación Cádiz Ilustrada la noche del sábado y la madrugada de hoy domingo. Según las primeras estimaciones de la organización, fueron 2.008 personas las que se animaron a conocer la programación cultural ofrecida en las iglesias de Santa María, Santa Cruz, San Juan de Dios y Santo Domingo y en distintos patios de casas de vecinos. Su contribución hará posible una generosa donación a la comunidad concepcionista del Monasterio de Santa María. En este sentido, la junta directiva de Cádiz Ilustrada, una vez realizado el balance definitivo de ingresos y gastos, acordará con la comunidad y la Asociación de Amigos del Monasterio de Santa María una actuación concreta en favor de la restauración del convento de la que se informará en su momento.

Desde la asociación no quieren desaprovechar la ocasión de agradecer a todos los gaditanos y foráneos que se sumaron a esta noche cultural y patrimonial. Así, desde las 20.00 hasta más de las 02.00 horas, los visitantes hicieron gala de generosidad y comprensión con los voluntarios y miembros de la organización que hicieron posible la Noche Blanca. Así, muchos de ellos mostraron a los responsables de las distintas actividades su satisfacción con la oferta de la noche. Igualmente, desde Cádiz Ilustrada quieren pedir disculpas por aquellos posibles problemas que pudieran tener los visitantes de esta iniciativa benéfica, por ello se agradece especialmente su comprensión.

La noche, que transcurrió sin incidencias, se dejó sentir en los barrios de Santa María y el Pópulo. Especialmente, en este segundo barrio, los establecimientos hosteleros lucieron llenos, hecho que alegra especialmente a Cádiz Ilustrada, consciente de la situación económica que atraviesa la ciudad. Las calles estuvieron llenas durante la mayor parte de las horas de la iniciativa, gracias a los paseos culturales, el rincón gastronómico y el taller del cielo, actividades celebradas en la calle. Igualmente, en el interior de los templos el seguimiento a las visitas guiadas y la programación de conciertos fue masiva, especialmente en la primera mitad de la noche. De hecho, en la iglesia de San Juan de Dios, dado el ajustado aforo y el atractivo de la Capilla Sacramental, las colas llegaron un momento de la noche hasta el monumento de Moret. La misma buena acogida tuvieron las actuaciones de flamenco en Lasquetty y Sorpanis, 21. En ambas fincas, el buen hacer de los flamencos cautivó a los visitantes de dichos patios, en un ambiente que recordó a ese carácter improvisado en el que se desarrollaba antaño el flamenco en casas de vecinos.

La Noche Blanca fue posible gracias a la contribución de más de 80 personas, entre voluntarios y expertos en patrimonio que se encargaron de los paseos culturales y las visitas. Sin ellos, la iniciativa no podría haber sido posible. Igualmente, Cádiz Ilustrada quiere hacer extensible su agradecimiento a los patrocinadores y colaboradores, cofradías, asociaciones, la parroquia y la comunidad dominica y concepcionista (con especial hincapié al vicario parroquial de Santa Cruz Pedro Rodríguez Molina, al dominico Pascual Saturio, a la hermandad de la Santa Caridad y a las mayordomías del Nazareno y el Santo Entierro) que pusieron todos sus medios para que la Noche Blanca fuera un éxito. La junta directiva de la asociación se congratula especialmente de que la iniciativa sirva para demostrar que el patrimonio es una actividad dinamizadora y atractiva para gaditanos y foráneos. En definitiva, el patrimonio gaditano, tan profuso y de calidad, es un activo capaz de generar riqueza.

Cádiz Ilustrada lamenta la pérdida irreparable de edificios protegidos

La dejación que lleva a la ruina a estas fincas y su posterior derribo supone un incumplimiento de la Ley de Patrimonio Histórico Andaluz

CÁDIZ. 30/07/2013. La asociación para la salvaguarda y difusión del patrimonio Cádiz Ilustrada lamenta la decisión de las administraciones públicas que está llevando a la pérdida irreparable de edificios protegidos. En los últimos tiempos, la entidad ve con preocupación las órdenes de derribo que están llevando a la destrucción de patrimonio que, previamente, había sido protegido tanto por el presente Plan General de Ordenación Urbana como por el Catálogo General de Bienes Inmuebles de Andalucía.

En este sentido, desde Cádiz Ilustrada se recuerda que los propietarios de estos edificios, en virtud de lo que establece la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía de 2007, tienen la obligación de garantizar la correcta conservación de los mismos. Por ello, la asociación se muestra contraria a la práctica que está llevando al abandono de estos edificios para posteriormente justificar demoliciones que, en todo término, tenían solución de haberse tomado las medidas oportunas de conservación.

Así, desde Cádiz Ilustrada se ve con preocupación y pesar que se estén perdiendo fincas históricas del casco antiguo, protegidas por el PGOU, pese a que en dicho documento se contempla la especial garantías que deben tener estos edificios. Es el caso también, del triste caso de la Escuela de Náutica. Un edificio que se pretende derribar pese a ser una interesante muestra del primer racionalismo y ejemplo de la arquitectura contemporánea de calidad. En este caso, dicho edificio se encuentra protegido por el Catálogo General de Bienes Inmuebles de la Junta de Andalucía.

Por todo lo anterior, desde Cádiz Ilustrada se hace un llamamiento a la coherencia y la legalidad para las administraciones públicas. No es de recibo que las mismas instituciones que salvaguardan los edificios sean las mismas (aunque en diferentes consejerías o delegaciones) que posteriormente decidan derribarlo. De sus decisiones, que deberían ser ejemplarizantes para el resto de propietarios de bienes culturales, depende la conservación de un patrimonio que la ciudad de Cádiz no se puede permitir el lujo de perder.