Cádiz Ilustrada opina: Nomenclátor Gaditanus (I)

Es notorio que la microhistoria de una ciudad puede escribirse aportando los nombres de sus calles y plazas. Aunque antiguamente estos nombres eran puestos por los mismos vecinos según les pareciera, no le daban tanta importancia oficial cómo hoy en día. Como dice Adolfo de Castro en su ‘obrita’ Nombres Antiguos de las Calles y Plazas de Cádiz: «El vulgo quitaba y ponía nombres con entera libertad, vivía un regidor perpetuo en una calle, y la calle se le daba su nombre. Moría, y al morir, a la calle se nombraba de otro modo. Un capitán de las seis Compañías que formaba el presidio de Cádiz, un cerero rico, un panadero de nombradía, la imagen de un Santo puesta en la pared, servían para dar denominación a la calle o plaza. Por esta memoria histórica se verá el origen y los cambios de los nombres antiguos de las calles de Cádiz».

En la actualidad asistimos a otra revisión de los nombres de las calles, en aras de la denominada Ley de Memoria Histórica y de la próxima Ley de Memoria Democrática. Nos ha parecido oportuno realizar un estudio estadístico de las 755 denominaciones vigentes según la relación de callejero oficial del Ayuntamiento de Cádiz. Estas 755 denominaciones se reparten del siguiente modo: Según el tipo de vía: Existe solo un ‘arco’ el del PÓPULO; Nada menos que cuarenta ‘avenidas’ (5%) tenemos en la capital de la provincia, aunque a nivel popular solo hay dos: la ‘Avenida’ principal de entrada, desde cortadura a Puertas de Tierra, y la defenestrada Avda. de Juan Carlos I sobre la soterrada vía del tren. Hay diez ‘callejones’ en el nomenclátor, entre los que se encuentran el de LOS PIRATAS, de LOS MOROS, del TINTE, o los de en recuerdo de D. Francisco Ignacio CARDOSO, propietario de cererías en el siglo XVI. Existe un nombre de ‘carretera’: Puente JOSE LEÓN DE CARRANZA (¿Por cuánto tiempo?). Las doce ‘glorietas’ incluyen las de CARLOS CANO, SIMÓN BOLÍVAR, INGENIERO LA CIERVA o la del recordado sindicalista JESÚS GARGALLO  entre otras. Tenemos nueve ‘jardines’  con nombres como los de BLAS INFANTE, CARLOS III, CINCO CONTINENTES, PEDRO ROMERO o VARELA. Es decir de todas las temáticas, desde personajes populares, a militares franquistas. La escasez de ‘parques’ en Cádiz es notoria, pues solo aparecen tres: el dedicado a alcalde D. José GENOVÉS Puig, al botánico D. José CELESTINO MUTIS, y a una de las islas Gadeireas: KOTINOUSSA. Hay nueve ‘pasajes’, y doce ‘paseos’ entre los que destacan las Alamedas, una en recuerdo de D. Juan Ruiz de APODACA, marino gaditano que apresó a la escuadra francesa de Rosily fondeada en la Poza de Santa Isabel en 1808, y la de D. Claudio López Brú, 2º MARQUÉS DE COMILLAS, propietario de la Cía. Trasatlántica. También el Paseo FERNANDO QUIÑONES o el del VENDAVAL en el campo del Sur. Las ‘plazas’ están presentes con 91 nombres (12%) con los más variados significados: desde el alcalde CARLOS DIAZ, hasta la cigarrera MICAELA DE CASTRO sindicalista represaliada en 1936, pasando por D. Agustín de ARQÜELLES Álvarez, D. Manuel López CAÑAMAQUE o el DR. VENANCIO GONZÁLEZ Martínez, entre otros. Existe una sola ‘plazuela’ dedicada a la memoria de Josefa Díaz Fernández, bailaora y cantaora gaditana (1871-1918) mas conocida como PEPA DE ORO.  Por último, y como es lógico, la mayor parte del nomenclátor lo constituyen las ‘calles’, que son exactamente 555 (74%) y de cuya temática se hablará mas adelante.

Como podemos apreciar, en nuestro entramado urbano, aparecen nombres muy variados, tanto de personajes populares (39), militares y marinos (72), profesionales (60),  políticos (59) etc. todos ellos relacionados, en mayor o menor medida, con nuestra ciudad. Por ello no entendemos muy bien lo de la aplicación de la Ley de Memoria Democrática a nuestro callejero, porque cabría preguntarse ¿son ‘democráticos’ los nombres de personajes de los siglos XVIII o XIX?, ¿o los nombres relacionados con el ‘Imperio Romano’?

Si hacemos ahora una clasificación de los 755 nombres de las calles y plazas en función de su temática, el resultado es bastante ilustrativo: nada menos que 143 (el 19%) de todas las denominaciones son de carácter RELIGIOSO. Así aparecen arcedianos como D. Luís Quirós de los COBOS, de Medina, que construyó varias casas en el siglo XVII en dicha calle. Once Obispos: ARBOLÍ, ESCALZO, FÉLIX SOTO, JOSÉ Mª RANCÉS, etc. Un cardenal: D. Antonio ZAPATA y Cisneros, que fundó el Seminario y construyó a sus expensas varios tramos de la muralla defensiva. Siete frailes: Padre ABREU, testigo directo del ataque de 1596, o FRAY PABLO DE CÁDIZ, hijo del cónsul Genovés y fundador de la capilla de la Palma en el XVII. Hermanos como GUILLERMO CHAMINADE, HERMANO IGNACIO, o Antonio CUBILLO, MARIANISTA que puso en marcha el colegio de San Felipe Neri. Hay doce nombres de ‘Cristos’ casi todos titulares de Cofradías y Hermandades. Sesenta nombres de santos, santas, ángeles y arcángeles y veintinueve vírgenes. Como curiosidad la calle YEDRA también tiene connotaciones religiosas, ya que si parece que tiene relación con la planta trepadora, no es así, pues su nombre de debe al comisionado de la Catedral D. Antonio de la Yedra propietario de varias  casas en el barrio de Santa María. En resumen si quisiéramos ser estrictos y aplicar ‘in extremis’ lo de la secularización de un Estado laico y aconfesional, tendríamos que buscarle nombre a estas 143 calles y plazas.

Pero no acabaría aquí la ‘purga’ ya que otro grupo numeroso, concretamente 71, hacen referencia a militares y marinos, de todas la épocas, armas y cuerpos, que lucharon y muchos murieron por defender a su Patria-Nación-Reino llamado España. Y si estamos ‘en contra  de las guerras y del armamentismo’ ¿deberíamos borrar sus nombres de las esquinas gaditanas? Veamos algunos: D. Bartolomé de AMAYA, capitán y regidor en 1596 que fue capturado como rehén y liberado en 1603; Artilleros D. José VINIEGRA y D. José DIAZ MERELLO que murieron en la guerra de África en 1922; D. Rafael FEDUCHY Garrido, marino gaditano del siglo XIX que fue decisivo para la construcción en Cádiz de dos cruceros de guerra en 1887; D. José ANDUJAR, teniente en la campaña de África muerto en 1921; D. Francisco de Espoz y MINA, militar vasco que luchó en la Guerra de la Independencia. Incluso la calle ZARAGOZA tiene reminiscencias bélicas ya que su nombre se debe a la traída del féretro, desde Ceuta en 1857, de Agustina Raimunda María Saragossa Domenech mas conocida como Agustina de Aragón. También se agrupan en este epígrafe de militares a otros relacionados con la guerra civil 1936-1939 como son los casos del General VARELA, GENERAL MUÑOZ ARENILLA (sin la “s”), que mandó la guarnición de Cadiz en los primeros días de la sublevación militar; o el CORNETA SOTO GUERRERO primera víctima del alzamiento militar del 36 en Cadiz. También hay nombres geográficos relacionados con la guerra civil como es el caso de la calle GRANJA DE SAN IDELFONSO que debería llamarse así en recuerdo del Real Sitio del mismo nombre de Segovia, pero que se rotuló la calle, así como otras adyacentes al chalet de Varela, en recuerdo de poblaciones donde había intervenido el General.

Si quisiéramos depurar nombres ‘antidemocráticos’, podríamos fijarnos en los de nobles y monarcas, de las que existen un total de 21 denominaciones tales como: Dª María de las Mercedes Fernández de Celis y Airosa CONDESA VILLAFUENTE BERMEJA casada con D. Sancho Dávila de Ágreda X Conde de Villafuente Bermeja, padres de unos de los fundadores de la Falange; JARA QUEMADA en recuerdo de los Marqueses de Jara Quemada, propietarios de varias casas en el barrio; SOPRANIS debido a la familia de Regidores Perpetuos del siglo XVI, uno de los cuales, Jácome Sopranis fue llevado como rehén por los ingleses en 1596; La calle del VEEDOR D. Juan López de Toñanejos que lo era del presidio y fortificaciones de Cádiz en 1653. Además, como es lógico de los MARQUÉS DE CADIZ, DEL REAL TESORO, y de COPRANI, entre otros.

Otro grupo de calles deben su nombre a políticos de los siglos XIX y XX, unos 59 en total, de los cuales trece fueron Alcaldes: D Agustín BLAZQUEZ Paul, que embelleció la Alameda dotándola de la balaustrada actual; D. JUAN DE DIOS MOLINA ingeniero industrial y director de los Esmae; D. MANUEL DE LA PINTA Leal, republicano fusilado en los fosos de extramuros en 1936; D. CAYETANO DEL TORO y Quartiellers, D. JOSÉ LEON DE CARRANZA y Gómez Pablos; D FERMÍN SALVOCHEA Álvarez, etc. Doce Presidentes del Consejo de Ministros o presidentes de Gobierno; tres ministros; un concejal; dos regidores: D. Ximón GENTIL (1521) y D. Esteban de VALENZUELA (1597) y un Gobernador: D. MANUEL RANCÉS y Villanueva (1868).

También están representadas las Bellas Artes mediante 19 músicos: D. Manuel de FALLA y Matheu y sus obras: AMOR BRUJO, ATLÁNTIDA, FANTASÍA BÉTICA y  LA VIDA BREVE;  el guitarrista D. ADRÉS SEGOVIA Torres; el violonchelista D. PABLO CASALS; el pianista D. JOSÉ CUBILES Ramos, o el compositor D. JAVIER DE BURGOS y Larragoiti autor de la “Marcha Cádiz” y a veces confundido con Javier de Burgos y del Olmo autor de la división provincial de España del año 1833. Otro grupo de calles llevan el nombre de palos del FLAMENCO: BULERIA, CANTIÑA, CARACOLES, MIRABÁS, SIGUIRIYA, SOLEÁ o TANGUILLO.

Nada menos que 22 pintores son recordados en los rótulos de nuestras calles y plazas, desde los más famosos: GOYA, VELAZQUEZ, MURILLO, EL GRECO, JULIO ROMERO DE TORRES etc., hasta otros menos conocidos como el gaditano D. Federico GODOY y Castro, sordo mudo, que pintó mas de 140 cuadros algunos de ellos en el Museo de Cádiz.

La poesía y la literatura no podían faltar en nuestro callejero. Así podemos leer el nombre de 34 autores que van desde los clásicos de nuestro siglo de oro como  CERVANTES o las BARQUILLAS DE LOPE; el romántico D. José ZORRILLA y Moral, los contemporáneos RAFAEL ALBERTI (y algunas de sus obras: LA AMANTE, MARINERO EN TIERRA, CAL Y CANTO); D.JUAN RAMON JIMENEZ o D. Federico GARCIA LORCA, y las gaditanas Dª Adela Medina Cuesta GITANILLA DEL CARMELO, Dª PILAR PAZ PASAMAR, Dª María del ROSARIO CEPEDA y Mayo, o Dª Cecilia Böl de Faber y Larrea FERNAN CABALLERO.

Sería demasiado extenso seguir con  el análisis de los nombres de nuestras vías públicas, tema por otra parte interesantísimo, ya que del conocimiento de los mismos  podemos contemplar otros tiempos, otras costumbres y formas pretéritas de pensar de la sociedad. Todo ello nos identifica y define como nuestra pertenencia a una ciudad y a una historia que tenemos el deber ineludible de conocerla, pero que no nos faculta para ignorarla y mucho menos borrarla de nuestro Nomenclátor Gaditanus.

Si por el contrario quisiéramos eliminar de nuestras calles y plazas los nombres con algún tipo de connotaciones políticas, religiosas, bélicas o ideológicas tendríamos que sustituir nada más y nada menos que 310 rótulos, es decir el 41 % del total. Y si además suprimimos todos los nombres propios de personas, y nos quedamos solo con los nombres geográficos, de plantas o cosas, tendríamos que buscar 542 nuevas denominaciones. Absurdo, ¿verdad?

Acerca de cadizilustrada

Defensa y difusión del patrimonio cultural gaditano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s